Región Norte Grande

Portal de Noticias para la Region Norte de Argentina.

Mapa del Acuífero Guaraní

El mapa base, donde se detalla el comportamiento hidrodinámico, geoquímico y geológico del Acuífero Guaraní, la más extensa reserva de agua dulce de Sudamérica, y una de las mayores del mundo, fue presentado en la 6º Reunión del Consejo Superior de Dirección del proyecto de estudio del reservorio.

Sección
Medio Ambiente
Fecha de publicación
9 de junio de 2006

"Este mapa nos permite de manera fehaciente y concreta ir avanzando en el conocimiento detallado de todos los aspectos que involucran el comportamiento hidronímico, geoquímico y geológico de todo lo que es el Acuífero Guaraní, que abarca a los cuatro países: Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay", dijo el subsecretario de Recursos Hídricos de la Nación, ingeniero Fabián López.

La sexta reunión del Consejo Superior, que se desarrolló en la sede del Palacio San Martín, Esmeralda 1231, contó con la presencia del director Nacional de Hidrografía de Uruguay, Edwin Juri; el secretario de Recursos Hídricos de Brasil, Joao Bosco Serna; el subsecretario de Planificación, Ordenamiento y Calidad Ambiental, Luis Couyoupetrou; la embajadora Maria Esther Bondanza y el secretario General del Proyecto Acuífero Guaraní, Luis Amore.

Este es un mapa de archivo, no es el presentado en la reunión de referencia.

"En el mapa base que se presentó se van a volcar todos los estudios que se vayan incorporando en las próximas consultorías, lo que lo convertirá en una herramienta de suma utilidad, y en los próximos meses lo vamos a ir presentando en las distintas provincias", precisó el funcionario de la secretaria de Ambiente, Luis Couyoupetrou.

Los funcionarios coincidieron en calificar a la sexta reunión como "la inauguración de una nueva etapa", donde se vieron los primeros resultados de los estudios contratados a través de licitaciones dentro del acuífero, y que permitieron la obtención de resultados concretos, como el mapa presentado.

Los delegados avanzaron, además, en la discusión para llegar a una administración del acuífero que permita la gestión integrada como forma de garantizar el desarrollo sustentable de todas las comunidades de los cuatro países que se asientan sobre el espacio físico que ocupa el acuífero.

"Los resultados de esta reunión marcan una transición en la que de alguna manera los cuatro países estamos empezando a trabajar: de pasar de los enunciados abstractos, a las aplicaciones concretas", destacó el subsecretario López.

"Lo que terminará coronando todo este esfuerzo de tantos años -agregó-, será acordar una estructura administrativa, si se quiere, de cómo los cuatro países articulemos acciones en conjunto".

El Acuífero Guaraní, un reservorio de agua subterránea formado por un conjunto de rocas arenosas que se depositaron en el lugar entre 245 y 144 millones de años atrás, ocupa una superficie de 1.200.000 kilómetros cuadrados que se reparten entre Argentina, con 225 mil kilómetros cuadrados, Brasil, con 840 mil, Paraguay, con 71.700, y Uruguay, con 58.500 kilómetros cuadrados.

Ubicado en el sudeste de América del Sur, entre 12 y 35 grados de latitud sur y 47 y 65 grados de longitud oeste, el acuífero fue bautizado con ese nombre en homenaje a la gran nación guaraní cuyo territorio coincidió aproximadamente con la extensión del reservorio de agua.

Para acceder a las profundidades del Guaraní es necesario utilizar máquinas perforadoras que ingresan verticalmente hasta penetrar en las capas que contienen el agua, nivel donde se coloca un filtro que permite el ingreso de agua a la perforación, y su posterior extracción.

El diámetro final de las perforaciones varía en general entre 15 y 20 centímetros, y su profundidad puede ir desde unos pocos metros -50 metros en el Brasil-, donde está el área de recarga, hasta 1.800 metros en algunos casos, por ejemplo en Argentina.

En este último caso, y debido a que la temperatura del agua se va incrementando a medida que aumenta la profundidad de extracción, se puede obtener agua con temperaturas entre 50 y 65 grados centígrados.

Parte de la lluvia que precipita en la región ingresa en el acuífero directamente, infiltrándose en el terreno a través de ríos, arroyos, y lagos, que por sus lechos permiten el pasaje de agua hacia capas de terreno más profundas.

El agua que ingresa se denomina "recarga" y se cuantifica mediante un volumen anual que para todo el sistema se estima que es de 166 kilómetros cúbicos al año, mientras que las reservas permanentes de agua, la que se encuentra almacenada en poros y fisuras de roca, son del orden de los 45 mil kilómetros cúbicos.

Para sostener su preservación, el volumen de líquido que se puede extraer es menor a la recarga y debe considerar el mantenimiento de sistemas que dependan del agua subterránea, por ejemplo, ríos y humedales.

"Hace dos años que se está trabajando y ahora es la etapa de recoger esos frutos de lo que hemos sembrado, y no debemos olvidar que los recursos son de las provincias, están administrados por ellas. Y entonces tenemos que hacer un fuerte trabajo de fortalecimiento de las capacidades provinciales", concluyó Couyoupetrou.

Enve esta noticia a un amigo

Puede enviar la noticia a varias personas separando las direcciones con comas.

Desarrollado por 27Sur